Nuevos modelos de formación: nuevos retos nuevos roles

Menos presupuesto, menos empleados, menos tiempo disponible, menos recursos... con este panorama empresarial es difícil colar un solo gramo de formación sin hacer magia.


Pero "la respuesta está en la pregunta", la formación en la empresa sobrevivirá si es capaz de: aligerar la inversión necesaria, potenciar la productividad y las habilidades de cada empleado y aprovechar al máximo los recursos disponibles, amplificando el efecto de la formación para lograr que cada persona formada comparta lo aprendido y además colabore en la formación de otros. Esto es, una formación en cascada, que además de estar claramente basada en las necesidades actuales (que poco tienen que ver con las de hace unos años), se estructure a través de un SISTEMA DE FORMACIÓN "DAYBYDAY" (día adía).
Pondré de ejemplo uno de mis últimos proyectos: Una empresa del sector retail moda, cuenta desde hace unos años con un SISTEMA DE FORMACIÓN CONTINUA EN TIENDA, basado en una estructura de formación con mentores por tiendas, que se responsabilizan de mantener un nivel de formación en producto y habilidades de comunicación, venta y organización. 
El sistema permite ir incorporando de manera secuencial herramientas de autoformación, dinámicas y atractivas más allá de la formación online. Es fundamental el diseño de un material adaptado a las necesidades, sencillo y que fomente el aprendizaje colaborativo. Cada tienda cuenta con su carpeta de formación continua, que se va nutriendo de las campañas de formación ligadas a producto y a desarrollo de programas concretos de mejora de las competencias de venta.
Este sistema de formación forma parte a su vez del sistema de Selección- Acogida e Integración que incorpora procedimientos para lograr que los nuevos empleados y empleadas se integren con facilidad y eficacia a las necesidades de su puesto.
Cada organización requiere de un sistema distinto, en algunos casos es preciso desglosar la responsabilidad de formación en distintos roles en función de las necesidades y la disponibilidad de los recursos: formadores expertos, formadores ocasionales, entrenadores en el puesto de trabajo, mentores, coachers, guías o facilitadores, son parte de la respuesta a los nuevos retos en la formación.


Comentarios

Entradas populares